Skinpress Demo Rss

29 de septiembre de 2010

El Mar.

Y DESDE lo alto de aquella cúpula celestial, la tímida lágrima de las nubes descendió con ímpetu para precipitarse hacia los infiernos. Mas no pudo. Aquel cristalino titán de agua se opuso a sus deseos, interponiendo su homogéneo manto entre aquella endeble gota y el abismo de los condenados.
Se fundió con el mar. Abandonó su enclenque carcasa individual para entregarse a una inmensidad sin límite, ni reglas pero renunció a su autonomía, terminando a merced de un espléndido gigante infinito. No pude si no observar el proceso desde el silencio, sin pensar realmente en las transcendentales consecuencias de aquella unión. Al fin y al cabo, ¿qué es el mar sino una cofradía de lágrimas celestiales unidas para nuestra desgracia y jolgorio? Me explico: ¿puede una simple gota cambiar la devastación que provoca el mar? Quizás no, pero influye en ello. ¿Puede una simple gota ser motivo de alegría? Quizás no, pero influye sobre dicha alegría.
La mar embravecida hipnotizaba mi atención. La fuerza que destilaba en su conjunto y las olas rompientes que colisionaban contra la arcaica madera de los botes, creaban un espectáculo de vanidad donde el océano jugaba todas sus cartas.
Los desechos de tal exhibición bañaban mis mejillas. Podía alargar la mano y tocar la algodonosa espuma de la cresta de las olas. Podía dar un paso y enterrar mis píes en aquella acuosa tumba de furia, para verme empapada por el poderío de aquel elemento. Y podía cerrar mis ojos, cediendo la prioridad de disfrute a mis oídos; abrir mis tímpanos más allá del rudo barullo de la tempestad y alcanzar a escuchar una danza invisible entre las centenarias conchas del mar y el agua resbaladiza. Saboreé entonces un regusto salado en la comisura de mis labios y sonreí. El mar podía, sin duda alguna, apreciarse a través de los cinco sentidos.
Como habiendo oído mis pensamientos, el cielo rugió de envidia y el viento aumentó su velocidad. Gotas frías perlaron mis mejillas bajo aquel cielo plomizo. Gotas de lluvia y lágrimas marinas. Levanté la vista y le guiñé un ojo a la nada. Caminé de puntillas, cautamente y con lentitud, avanzando a través de aquel muelle desde el cual admiraba la rebeldía de la mar. Me asomé peligrosamente al borde del océano, lo suficiente como para empapar de agua las puntas de mi cabello y analizar mi reflejo en aquellas revueltas olas. Alcé la mirada una vez más y me reafirmé en mi inmadura decisión.
Esa fue la última vez que el viento salvaje silbó en mis oídos, justo antes de que mi ser se fundiera con aquel cristalino titán de agua y renunciara a mi egoísmo individualista para incorporarse a un “todo”, “a un conjunto”. Para bien y para mal. Para destruir y crear.


--------------------------

Bueno, pues, este es el resultado de forzar a la inspiración. Un texto poco coherente, nada claro, con multitud de líneas que no entiendo ni yo y que están poco explicadas, con un final abrupto y típico. No obstante quisiera cederle estas líneas a B. porque ella me dio el tema base para escribir: "El mar" y se lo agradezco muchísimo.
Una vez más, siento haber malogrado el tema base y haberme desviado tanto de él, puesto que era un asunto al que se le podía sacar MUCHO más partido. Sin embargo, a lo hecho, pecho. ^^

5 comentarios:

Sofía dijo...

Como siempre, genialosamente recargado^^

Greezael dijo...

Me encata, es muy bueno. Ni frases incoherentes ni nada, no digas tonterías.

Sinceramente, me gustaría poder escribir con tanta facilidad textos bellos. -estoy condenado a escribir tochos filosóficos xD


En serio, ríete de la inspiración. Tu tarea como poeta/escritora es escribir cuando no te queda nada que contar. Si siempre tuvieses tu musa, no sería nada divertido ;]

Kairi dijo...

Nominada al test del 4!

Ele dijo...

Chica, no malogras el tema del mar ni mucho menos. Me ha encantado, vamos a tener que darte temas para que fuerces tu inspiración. :3

Hyde dijo...

No está mal. Bastante bueno para mi gusto.